Resúmenes de algunos relatos

Por la alumna Ana Íñigo Baena

H.P. Lovercraft y August Derleth


EL SUPERVIVIENTE

Personajes: Gamwel, Atwodd y Jean-François Charriere.

Providence, 1930.

Un anticuario llamado Atwood se dirige a visitar a su amigo enfermo, Gamuel, cuando en el camino ve una vieja casa que perteneció a un cirujano llamado Jean François Charriere, que murió en 1927, hacía tres años.

Atwood se interesó por la vieja casa preguntándole a su amigo por su antigüedad y su propietario. Algunos vecinos decían que la casa estaba encantada y que en ella vivía el demonio.

Atraído por la enigmática vivienda, Atwood se instaló en ella y la habitó durante seis meses. El edificio se dividía en dos plantas, la baja, donde estaban el despacho y el laboratorio de su antiguo propietario, y la planta alta, donde estaban los aposentos en los que vivía el cirujano. En el despacho encontró muchos documentos sobre estudios e investigaciones del doctor, en los cuales descubrió como alargar la vida a las personas, dándoles otra forma física distinta a la humana, para lo cual investigó e hizo pruebas con reptiles y seres humanos.

De la documentación que encontró, se desprendía que Charriere nació en 1636 y murió en 1927, lo cual le sorprendió mucho, ya que aquello era imposible. En ese momento oyó ruidos que procedían del despacho y vió a una criatura horrible con una extraña forma. Aterrado, la noche siguiente permaneció sentado esperando a que apareciera, con una linterna y una pistola en la mano. Tras varios ruidos, logró verlo, disparándole varias veces, entonces éste, herido, salió por la ventana y Atwood le siguió hasta llegar al pozo del jardín, en el que se adentró hasta llegar a una cueva. En dicha cueva, se encontraba un ataúd con el cuerpo de aquella horrible criatura, mitad humana, mitad reptil, que resultó ser el cirujano Jean François Charriere.


EL DíA DE NAHUM WENTWORTH

Personajes: Fred Hadley, Amos Stark

Al norte de Dunwich, una noche de verano de 1927, Fred Hadley tenía que hacer su última entrega a unos kilómetros de la ciudad, pero durante el viaje el tiempo empeoró, y, mientras llovía, se resguardó en casa de un tal Amos Stark. Fred observó la casa y también los libros que había en una estantería. El sr. Stark le prestó uno de ellos para que se entretuviera durante la espera.

Stark le contó a Fred que la gente de los alrededores comentaba que él había matado a Nahum Wentworth de un disparo en la cabeza, asegurando que esto era totalmente falso.

El libro que le prestó Stark parecía ser un libro de conjuros, unos buenos y otros malos. A Fred le sorprendió uno en concreto que hacía resucitar a los muertos, y por tanto escribió el conjuro varias veces.

Mas tarde llamaron a la puerta un par de veces y Amos Stark fue a abrir, pero no regresó. Entonces Fred se dirigió a la puerta para ver qué ocurría. Allí estaba el sr. Stark muerto en el suelo, junto al cadáver de Nahum Wentworth, con una bala en el cráneo.

Fred se desmayó, y cuando despertó, y cuando se despertó todo estaba igual que antes, excepto que el cuerpo de Amos Stark tenía en el cuello dos dedos clavados que de pronto salieron del cráneo y se fueron solos hacia su dueño, Nahum Wentworth.

Fred salió corriendo aterrorizado y se marchó de la casa a hacer su entrega.


EL LEGADO PEABODY

Personajes: Asaph Peabody, Sr. Peabody y el gato negro.

En el noroeste de Wilbraham, Massachusetts, vivía el sr. Peabody, cuyos padres murieron en un accidente cuando él estudiaba la carrera de derecho.

Poco después de la muerte de sus padres, dejo carrera y se trasladó a la antigua casa de los Peabody, donde vivió su bisabuelo, al que nunca conoció, Asaph Peabody.

Antes de trasladarse tuvo que hacer algunas reformas en la casa para que pudiera ser habitada. Tenía tanta intriga por saber quién era su bisabuelo, que visitó su tumba, descubriendo que el cuerpo se encontraba bocabajo y lo colocó bocarriba. Ese hecho de colocar hacia arriba el cuerpo, no fue nada bueno, porque debido a ello, el fantasma de su bisabuelo despertó.

Todas las noches soñaba con su bisabuelo y el gato negro que iba con él a todas partes. Los Peabody tenían muy mala reputación en Wilbraham, porque mientras Asaph vivía en esta casa desaparecían los niños menores de diez años de la familia Taylor, que vivían cerca de la zona, así que la estancia de otro Peabody no era una buena noticia para el pueblo. El sr. Peabody, se dio cuenta, tras muchas investigaciones sobre su bisabuelo, de que este era un asesino de niños, al que acompañaba un pequeño demonio, el gato negro. También leyó que quien pusiera bocarriba el cuerpo de Asapt Peabody, lo lamentaría durante el resto de su vida. El sr.Peabody, asustado, se dirigió a la tumba de su bisabuelo y la colocó bocabajo y después mató al gato de un disparo y finalmente se fue de aquella casa y no volvió más.