Hermann Hesse

Hermann Hesse fue un buscador durante toda su vida. Lo demuestra no sólo su gran obra poética, que en 1946 le hizo merecedor del Premio Nobel, sino también su biografía. En Calw, su ciudad natal, donde vino al mundo el 2 de julio de 1877, Hesse pasó sus años de juventud en el ambiente de la familia, que le marcaron y que se reflejan en muchos pasajes de sus libros. Maulbronn, Tubingia y Basilea fueron ciudades donde pasó otras etapas de su vida. En 1904 se trasladó a una granja en Gaienhofen, junto al lago de Costanza, para seguir viviendo allí como escritor autónomo. En 1911 realizó un viaje a la India y poco después se trasladó a Suiza, primero a Berna y después, en 1919, a Montagnola (Tessin), donde inició su periodo creativo más rico y donde murió en 1962. La superación de las crisis personales es uno de los puntos focales en la obra de Hesse, que también trata cuestiones de la religión y la política.

"Desde que cumplí trece años tuve claro que yo quería ser un poeta o nada en absoluto" (Hermann Hesse en su "Biografía resumida")

Hermann Hesse tuvo su primer gran éxito en 1904 con la novela Peter Camenzind; le siguió Unterm Rad ("Bajo la rueda"), que sigue siendo una de sus obras más importantes, llena de referencias autobiográficas. Hesse entró en la literatura universal con libros como Steppenwolf ("El lobo estepario"), Siddhartha y, naturalmente,Das Glasperlenspiel ("El juego de abalorios"), la obra de su vejez. En 1946 fue honrado con el Premio Nobel de Literatura. Todavía en vida se difundieron sus libros en todos los idiomas culturales importantes. Pero en el transcurso de las tres últimas décadas su obra ha experimentado una resonancia de la que no hay parangón en la historia de la literatura alemana. Hesse está considerado el autor de habla alemana más traducido desde los hermanos Grimm. Tiene millones de lectores, sobre todo en América y en Asia. La tirada de sus libros, traducidos a unos 60 idiomas, ya supera hoy los 100 millones de ejemplares; apenas una cuarta parte de ellos corresponde a las ediciones en idioma alemán. Hoy la editorial Suhrkamp todavía suministra 30.000 libros de Hesse al mes. Hesse tiene para las nuevas generaciones una gran fascinación y un gran atractivo. Sobre todo los jóvenes sienten su obra como un desafío para enfrentarse a la propia identidad y a las cuestiones siempre actuales del sentido de la vida. En una época de creciente desorientación, en la obra de Hesse se aúnan la ética y la estética, la tradición y lo moderno con una imagen del mundo abierta al futuro.