Francesco Petrarca

Biografía

Francisco Petrarca vivió durante su infancia en Aviñón (Francia) ya que su padre había sido exiliado, estudió Derecho en la Universidad de Bolonia; ya entonces un gran amor por la literatura latina clásica, en especial por Cicerón, se reveló en él; pero su padre, enemigo de esas lecturas, que veía poco provechosas, le quemó esos libros que no servían para los estudios universitarios. Tras la muerte de su padre regresó a Provenza e hizo los votos eclesiásticos menores. En 1327, vio por primera vez a Laura, la mujer que idealizaría en sus poemas. Poco se sabe de ella, aunque es posible que fuese la dama Laure de Noves. Por ella sintió una pasión pura y constante, como la que Dante Alighieri había sentido por Beatrice Portinari, la Beatrice de La Divina Comedia. El 26 de abril de 1336 Petrarca junto a su hermano y otros dos compañeros, escaló el monte Ventoso de los Alpes de 1.909 metros y más tarde escribió una memoria del viaje en forma de carta a su amigo Francesco Dionigi. Como en ese tiempo no era usual escalar montañas sin fin práctico alguno, se considera ese día la fecha de nacimiento del Alpinismo como deporte y a Petrarca como uno de los precursores del mismo.

Su vida transcurrió al servicio de la Iglesia y de la poderosa familia Visconti. Viajó constantemente por Europa y se convirtió en poeta laureado por el Senado de Roma pro su poema latino en hexámetros Africa.

El encuentro con Giovanni Boccaccio, en Florencia fue decisivo para sus ideas humanistas. Fueron las figuras principales del movimiento que intentó unir el Paganismo con las ideas del Cristianismo. Por otro lado, Petrarca predicó la unión de toda Italia para recuperar la grandeza que había tenido en la época del Imperio Romano.

Obra

Su obra principal es el Canzoniere, publicado originariamente con el nombre de Rime in vita e Rime in morte de Madonna Laura y que fue ampliando con el transcurso de los años. Es aquí donde Laura se constituye en el objeto idealizado de su amor, representante de las virtudes cristianas y de la belleza de la antigüedad. Posteriormente se denominaría Cancionero petrarquista a las colecciones de poemas líricos creadas por diferentes autores a manera del Canzoniere del Petrarca.

Poco antes de su muerte, publicó I trionfi ("Los triunfos"), dedicados a exaltar la elevación del alma humana hacia Dios.

Petrarca fue autor también del poema épico Africa, que canta en hexámetros las hazañas del conquistador romano Escipión el Africano, y una colección de biografías de personajes ilustres. Escribió además Bucolicum carmen, un conjunto de églogas de estilo virgiliano, epístolas y un elogio de la vida retirada, De vita solitaria. Sus primeras composiciones, Africa y su primera prosa, por ejemplo Secretum, un diálogo imaginario con San Agustín, estaban escritas en latín, pero solamente I Trionfi y el Canzoniere están en el dialecto toscano del italiano.

Los poemas del Cancionero fueron escritos en italiano: se trata de una colección de más de doscientos sonetos que revelan la historia de su pasión por Laura y los avatares y estados espirituales y emocionales por que atravesó, incluso después de su muerte, cuando su recuerdo la transforma en un ángel (donna angelicata) que intercede a Dios por él para transformar su pecaminoso amor profano en amor divino a la sabiduría y la moral. Entre estos sonetos se intercalan algunos dedicados a amigos y a otros temas, para marcar como milliarios la cronología de esa historia, y algunas canciones que tienen la función de romper la monotonía métrica del conjunto.

La utilización del verso de once sílabas (endecasílabo) y sus perfectos sonetos encandilaron a poetas de los dos siglos siguientes y tuvieron influencia en el Siglo de Oro español, aunque algunos autores los rechazaran y los juzgaran como extranjerizantes.