Bram Stoker

Fue un hijo de Abraham Stoker y de la feminista Charlotte Thornley, los cuales tuvieron siete hijos: Rose, Jack, Yoaquen, Johan, Jason y Jumy, de los cuales Bram fue el tercero. Era una familia burguesa, trabajadora y austera, cuya única fortuna eran los libros y la cultura. Su precaria salud lo obligó a llevar a cabo sus primeros estudios en su hogar con profesores privados, ya que estuvo sus primeros siete años de vida en cama por diferentes enfermedades mientras su madre le contaba historias de fantasmas y misterio que luego le influirían. Posteriormente, en 1864 estudió en el Trinity College, gracias a la preparación de un profesor particular graduándose en matemáticas y ciencias en 1870. Años después trabajaría como funcionario en el Dublin Castle y como crítico teatral en la publicación "Dublin Evening Mail", incluso realizó varias obras teatrales publicadas en diferentes periódicos.

Sus primeras intervenciones en los relatos de terror los dio en la revista "Shamrock", en donde publicó sus iniciales textos de misterio, como "La Copa de Cristal" en 1872. Casi siempre escribía de noche ya que era un gran noctámbulo. En 1876 abandonó Irlanda para ir a Londres, acompañando al actor Henry Irving, quien lo había contratado como representante y secretario tras leer su crítica de "Hamlet", producción sobre William Shakespeare en la que Irving intervenía. En Inglaterra ambos dirigirían el Lyceum Theatre. Stoker fue un auténtico esclavo de Irving, hacía todo lo que este le pedía y le llevó a los lugares más soterrados de Europa, como en los barrios de prostitutas de París, en donde contrajo la sífilis que después lo mataría. Cuando Irving murió en 1905 no dejó ni un solo chelin a Stoker, pese a poseer una gran fortuna gracias a su dilatada y exitosa carrera como actor teatral. Irving se consideraba un dios y su ego no tenía límites.

En 1878, Stoker se casó con Florence Balcombe, una antigua novia de su amigo Oscar Wilde, con la que tuvo un hijo, llamado Noel. En 1890 publica su primer libro, "Las obligaciones de los escribanos en los Tribunales de Primera Instancia de Irlanda" (1879), al que seguirían otros como "El desfiladero de la serpiente" (1890), "Crooked Sands" (1894), "Miss Betty" (1898), "La joya de las siete estrellas" (1903), "La Dama del Sudario" (1909) o "La madriguera del gusano blanco" (1911).

Se afirma falsamente que perteneció a la sociedad secreta llamada Golden Dawn en la que se reunían varios escritores famosos como William Butler Yeats y Arthur Machen para tratar temas esotéricos y de ocultismo como la magia ceremonial y el hermetismo.

Bram Stoker moriría a causa de la sífilis, el 20 de abril de 1912, a los 64 años. Murió en una humilde y pestilente pensión de Londres y en sus últimos minutos de vida no paraba de señalar a una esquina de su habitación mientras una y otra vez pronunciaba: "Strigoi", palabra que en rumano significa vampiro, el ser que tanto había investigado y perseguido para su obra Drácula.

Su esposa fue la administradora del legado literario de Stoker y dio a conocer obras como la que sería la introducción de Drácula, el relato corto El invitado de Drácula.